Cómo reducir el bounce rate en nuestras campañas de E-mail Marketing

Home » General » Cómo reducir el bounce rate en nuestras campañas de E-mail Marketing

Cuando analizamos los resultados de nuestras campañas de E-mail marketing, el bounce rate (o tasa de rebote) es un parámetro que debemos evaluar siempre.

El bounce rate es un parámetro que indica el porcentaje de los emails que no han sido efectivamente recibidos por los destinatarios.

Hay dos tipos de bounces o rebotes:

Hay rebotes “duros”, que son casillas de correo a las cuales no se les podrá entregar correos de manera permanente. Las razones más comunes son:

  • La dirección de correo no existe
  • El dominio (lo que viene después del @ no existe)
  • El servidor del destinatario ha bloqueado la entrega

Hay rebotes “blandos”, que son casillas de correo a las cuales temporariamente no se les podrá entregar correos. Las razones más comunes son:

  • La casilla de correo está llena
  • El servidor del destinatario está caído
  • El mensaje o sus adjuntos son demasiado pesados.

También hay otras razones por las cuales las direcciones de email válidas tienen bounce:

  • Denegado por Firewall o filtro. Un spam filter puede haber interceptado tu email como si el contenido fuera spam. Los filtros de spam pueden estar en la computadora de tu contacto o en el email firewall de la compañía, en el ISP/Data center o en todos los anteriores.
  • Filtros spam. Se utilizan diversos criterios para juzgar los emails. Cada factor es valorado y sumado para asignar un spam score total, que determina si la campaña pasa el filtro o no. Dado que cada servidor asigna diferentes factores y puntuación, podría ocurrir que un email pase un filtro y otros no.

El bounce o rebote es consecuencia solo de factores tecnológicos?

No. Además de las causas de bounce o rebote de un email  “tecnológicas” mencionadas anteriormente, podría ser que al destinatario de tus emails no le guste lo que recibe y decida filtrar tus correos (o los de tu empresa) como no deseados o spam.

Por esa razón, el bounce rate también un indicativo para saber si a tu público le gusta la información que les estás enviando.

Y esto es muy importante, porque los proveedores de acceso a internet utilizan el bounce rate para determinar si la empresa o persona que envía correos electrónicos es confiable.

Es decir, que si tu tasa de rebote es muy alta, te podrían considerar como un spammer y mandar todos tus correos directamente al spam.

Muchos de los factores del bounce rate dependen de variables que no podemos controlar, pero hay acciones que ayudan a reducir esta métrica.

Tips para reducir el bounce rate o tasa de rebote

En cuanto a la base de datos:

  1. Definir una frecuencia de impacto constante. No hay que dejar nuestras bases de datos mucho tiempo sin impactar. Por ejemplo, si realizamos 4 emails mensuales, lo ideal es repartirlos 1 por semana y no enviarlos todos seguidos.
  2. Incluir la opción de unsubscribe y personalización de qué tipo de comunicaciones se quiere recibir y cuáles no.
  3. Utilizar contenido relevante para evitar que nuestros contactos nos clasifiquen como spam.
  4. Mantener limpia nuestra lista de contactos y mantener un control regular.
  5. Ver cómo impactar en los contactos que no interaccionan con nuestras comunicaciones e intentar adaptar nuestras comunicaciones para que interactúen de nuevo con ellas.

En cuanto a los emails

  1. 1. Utilizar un “sender name” reconocible para que tu contacto reconozca el nombre de una persona o interlocutor.
  2. Testear los emails siempre antes de enviar.
  3. En los Subject lines: no utilizar mayúsculas ni signos de exclamación. Se recomienda  utilizar una pregunta y evitar palabras como “gratis”, “promo”, etc.
  4. Que el contenido del email no sea demasiado largo
  5. Evitar incluir “rich media content” (videos, flash, etc.) y apostar, mejor, por un link.
  6. Incluir los documentos pdf como link.
  7. Evitar incluir muchas imágenes. Esto puede incrementar el tiempo de carga y afectar a la entrega del email.
  8. Que sea visible la opción de desuscribirse.
  9. Ofrecer las dos opciones html y plain text en el email

Ahora te toca poner en práctica estos tips y monitorear el bounce rate para mantenerlo bajo control!

 

 

Compartilo en tus redes!
Posted on